Final de campaña casi perfecto para entrar en Europa.

Al Alavés ya no le queda margen de error. Inmerso en su peor racha de la temporada tras sumar sólo 3 de 21 puntos en juego en 7 jornadas consecutivas sin ganar, ha dado muestras de recuperación en sus dos últimos encuentros. Ayer festejó San Prudencio, con la llama de la esperanza viva y cargando las pilas para encarar un difícil calendario en las tres últimas jornadas con un único objetivo: sumar cuatro puntos más que el Athletic, nuestro principal rival directo en la pelea por la séptima plaza, la última que puede dar derecho a disputar la Europa League.

Eso sí, disputando eliminatorias previas. Aunque la segunda vuelta nada tiene que ver con el extraordinario balance de la primera, El Glorioso puede todavía seguir soñando con volver a disputar competición europea por tercera vez en su historia. Lo tiene en extremo difícil, pero no imposible. Para conseguirlo, deberá rubricar un final de campaña casi perfecto. 

Real Sociedad en VitoriaGasteiz, Valencia en Mestalla y Girona en Mendizorrotza, le aguardan en su abrupto camino. A estas alturas nada es asequible y el Athletic se medirá a tres rivales que se juegan el todo por el todo. Visitará al Valladolid y recibirá al Celta, dos de los que luchan por la salvación, para clausurar la competición en el Sánchez Pizjuán frente al Sevilla, aspirante a la Champions League.

Anuncios